Tyridium’s Landing #9: “Chronicas del Plato”, por Andrés “Tyridium” Acuña

What izzup!! noble fiel lector de esta sección, en mi última visita por Tatooine y haber compartido con viejos amigos me vino la nostalgia asi que tal si te sigo dando pistas sobre nuestro paso por este mundo, asi que aqui va una retrospectiva de los autodenominados (y qué!!!!). Amigos del Plato©”, “Tha Plato’s Friends©”, “Plato’s Friendly Gang© (PFG)”OK cierra los ojos, inhala, exhala ……………………………………………………………. .

Corren los últimos dias del verano 1995-1996, aquellos dias sin engendros provenientes de realities, Titi’s, Gemelas Campos, y demases, esos primeros dias de marzo, epoca en que un grupo de soñadores ingresaba a la Universidad de Concepcion a estudiar “ing.com”, recuerdo ese primer dia de clases con Droopy, y al terminar las primeras personas que se acercaron a hablarme fueron Dewback y Bob Patiño (hey Fizzab que tal si lo escribo 3 veces, en una de esas aparece leyendo estas lineas muuuuuuuuaaaaahhhhhhhhhhh!!!!! : ) ), y nos resultamos cara conocidas, “mmm… yo te he visto en alguna a parte”, y asi era, habiamos estudiado en el mismo Pre-U, pero nunca habiamos hablado, salvo el “incidente de la cajita de leche con chocolate”.

Corrían los dias, y en administración debiamos hacer un trabajo, esta vez se me acercó Mauricio(Waton) junto con Gonzzzalo HotHouse, pero nos faltaban mas integrantes, habia que reclutar gente, luego de no haber sido aceptada nuestra propuesta por Julio Notario, Waton se acercó a un par de niñas: Monnyka y Lady Tatty, las cuales aceptaron ingresar a nuestras filas, con el pasar de las semanas la amistad se fue afianzando, e ingresó un nuevo elemento: J.C. La gran alianza se habia formado, y nuestra base de operaciones fue el casino del Plato, wow pareciamos asilados del Plato, todo el dia en él, siempre habia al menos un integrante o algun integrante transitorio como el Chino.

Es divertido cuando formas un grupo estable de amigos de verdad, no de esos de carton piedra, y se crean codigos o jerga, recuerdo aquellos: “Sr. Abonado”, “carexo”, “afterexo”, “aplícale logaritmo natural (que sale altiro)”, “clases con Profesor Rossa, Droopy, la profe Cozten, etc”…mmm. Con los años creo que la amistad se fue desgastando como grupo, ya no eramos compañeros de asignaturas, las licenciaturas nos separó un poco, pero la cosa se revitalizó con la inclusión de 3 nuevos miembros: Yoya (a.k.a. La Nueva Carmen), Parra y Claudio. A todo esto nos habiamos mudado desde el Plato a la cafetería de la Fuckultad y a una oficina pequeña donde jugábamos Lemmings y Buscaminas en un 386, shiaaaa!!!. La causa de la mudanza era que el casino se habia transformado en un vil McPlato’s con combos y esas cosas, y a esa altura no sólo andabamos pasados a comida sino que tambien impregnados en fritanga, no habia salud.

Lamentablemente, una vez más la fórmula de la amistad se fue agotando, algunos “beef” entre los miembros, que aun perduran, creo, definitivamente ya no era la época en que “…todos ibamos a ser reyes y reinas…”. Pero bueno, la vida sigue su curso y con distintos rumbos para cada uno de los miembros de este genial grupo. Se que los momentos vividos no volveran, pero permaneceran en la memoria de estos 6 amigos. Sólo me queda …

   Still claimin’ P.F.G.
   ‘Till the day I D.I.E.

   by -<tyridium>-

Viaje a Cobquecura

Ayer lo pase horrible, en cama, estornudando el día entero, con varios paquetes de pañuelos desechable a un lado y una botella de agua al otro. Lo cirto es que no hay mejor forma de mejorar un resfrío de 24 horas que darte un largo paseo de forma que ni te acuerdes que estas resfriado.
Hoy como a las 8 de la mañana se acerca mi papá a mi habitación y me despierta con un “¿cómo estás?, ¿estás mejor como para ir de paseo a Cobquecura?”. Toing!. Lobería, fotos, mariscos, manejar 3 horas en caminos con fuertes curvas, excelente!.

Obviamente está publicada su respectiva galería. Viaje a Cobquecura.

Lo cierto es que me costó levantarme. Aun me dolía la cabeza y no dejaba de sonarme la nariz, que ya tení como Rudolph. Por otro lado, baja de defensas y mi cara parecía un mapa de zona de bombardeo. Pero que va, un buen paseo con mis padres no me lo iba a perder, más aun cuando mi novia esta de paseo por su parte en Buenos Aires, a pesar que solo por una semana no la veré (menos de lo que a veces, estando a dos horas de viaje de su casa, la veo durante la “temporada regular”), el hecho de que esté a unos cuantos miles de kilómetros me hace extrañarla aun mas.

Unas dos horas y media de cerradas y tortuosas curvas y llegamos a Lobería, la primera parada. Era aun temprano en la mañana, asi que había una cantidad bastante grande de lobos aun tomando el sol.
Luego su respectiva parada en la Iglesia de Piedra (donde Mónica se piensa casar con su Rodrigo). Seguimos caminando por la playa hasta que encontramos a un lobo en la orilla, azotado por las olas, aun de pie. Nos acercamos par verlo mas de cerca y nod dimos cuenta que estaba mal herido. La zona en la cual lo encontramos era incluso para un lobo marino, muy accidentada y de seguro había sido azotado contra las rocas. Con mucha pena decidimos con mi papa dejarlo alli, a su suerte. Asi es la naturaleza, tiene sus feas, pero comprensibles formas de mantener el equilibro. Al menos eso dice el Profesor Rossa.

Con bastante pena, dejando al lobo herido a nuestras espaldas continuamos recorriendo las playas de Cobquecura. Playa Mure (sera un diminutivo de “Mugre”?, porque encontre bastante mas basura que en el resto de las playa), unas cuantas fotos desde un mirador y ya se nos había pasado la mañana y parte de la tarde. Hora de comer.
Enfilamos al centro en busca de un restaurant “tipico”. Con esto quiero decir, ni tan arreglado, ni tan rasca. Con que tengan buena comida tipica, pero que no tevayas a encontrar una mosca en la sopa y el tendero te la saque con el dedo.
Luego del suculento almuerzo, el camino de regreso. Yo aun pensando en si debimos hacer algo por aquel lobo herido. Pero en fin, la vida es asi. De todas formas fue un excelente paseo, buenos paisajes, naturaleza, buena comida y a tan solo dos horas y media de mi casa. Se anota para una segunda vez.

Disfruta la galería de fotografías Viaje a Cobquecura.