Fotos: Por la UdeC

Hace unos cuantos días, junto a Joshua y Basilio, luego de ir a almorzar al «Treinta y tantos», fuimos a caminar por las facultades incrustadas en los cerros del campus.


El otoño universitario.

Luego de un paseo tan relajante, o te vuelves con mucho ánimo a trabajar, o no te dan ganas de volver más a encerrarte entre cuatro paderedes (o como el caso de Joshua, de tres).

Otras fotografías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *