Aventuras noticiosas

Salí al medio día de casa para almorzar con Moni y mientras pasaba por la plaza de armas, un gentío y algunos gritos y aplausos.

Me acerqué para ver de que se trataba y sin darme cuenta sobrepasé la barrera de contención que había dispuesto Carabineros. Me mezclé entre los periodistas y asi pude darme un paseo en el sector vedado para civiles en ese momento, entre una larga hilera de Carabineros apostados frente a la Intendencia regional y la barrera de contención en la vereda del frente.


Carabineros frente a la Intendencia.

Ya con mejor vista del movimiento me percaté que se trataba de una protesta estudiantil (o «movimiento» como prefieren decirles) organizado por mil y una organizaciones, centros, «cordones» (que están muy de moda) y otros a la cual asistieron los mismos de siempre, frente a las propuestas de ley que les desfavorecerían (privatizaciones de deudas entre ellas).


Los bochincheros Sociólogos (eché de menos a SpaZz entre medio).

Más tarde y luego de almorzar con Moni, junto a Andrés decidimos dar un paseo por la Universidad de Concepción, olvidando por completo que era «día crítico».

Llegamos al Campus y lo primero extraño, una muchedumbre en el Foro y tres ruidosos en una batucada. Seguimos adelante y entremedio de ramas y hojas a lo lejos veo un grupo de Carabineros correteando estudiantes por el frente de la Biblioteca Central. Decidimos seguir, pero esta vez por el medio del césped central, mala idea.

A medida que nos acercábamos a la Biblioteca comenzaron a picarnos los ojos, por lo que decidimos atravesar por una sección pavimentada del césped, otra mala idea. El dolor de ojos se hizo insoportable y a eso le sumamos una picazón en la nariz y dolor de garganta. Habíamos atravesado por encima de donde cayeron las primeras bombas lacrimógenas. Al cabo de cinco minutos ambos llorábamos desconsoladamente y nos sonábamos la mucosa nariz junto al edificio Virginio Gómez.


Lacrimógenas frente a la Biblioteca Central.

Nos quedamos para ver hasta dónde llega la incivilización humana, no sin antes tomar unas cuantas fotografías de la acción.

2 respuestas a Aventuras noticiosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *