El paraiso en el mar

Hoy fuimos con Moni y Andrés de paseo por los alrededores de Cobquecura. Llegamos cerca de la una de la tarde con un Andrés hecho papel, mareado por tantas curvas juntas (las del camino).


Junto a Moni y Andrés.

Pasamos a dejar a los papás de Mónica a su casa de veraneo y partimos de inmediato a recorrer. Partimos, como era de esperar, por Lobería. La marea estaba tan baja que se podría llegar a las rocas caminando, pero dado que es un santuario de la naturaleza «se puede, pero no se debe».

Luego partimos a Buchupureo, a una decena de kilómetros al norte de Cobquecura, dimos una vuelta alrededor de la plaza de armas (con cancha de fútbol y básquetbol incluída) y de vuelta. Un aspecto pintoresco de ambas localidades son los letreros viales hechos de madera.

A la vuelta, a caminar hacia la «Iglesia de Piedra» y más allá. Nos quedamos un rato tomando el sol y en una guerra de piedrazos. Hasta hace un rato atrás, aun continuaba sacandome piedras de lugares innombrables. Luego, una noticia desagradable, obviamente relacionada a ese pasado que no quiere alejarse, pero nada que unas puteadas contra el viento no pudieran arreglar. Preferí tomarmelo con Andina y seguir disfrutando ese paraiso de roqueríos y fauna.

Y tampoco podía faltar la escalada al lomo de «la tortuguita», por sobre la Iglesia de piedra, con una imponente vista de las playas de Cobquecura. Ya el calor, la sed y el hambre se hicieron presentes, asi que era hora de volver a la casa de Mónica por el almuerzo.


Moni sobre los roqueríos.

Estuvimos quietos apenas cuanto nos demoramos en comer y luego partimos hacia «Piedra Alta», hacia el sur de Cobquecura y alli saltamos piedras, escalamos, caminamos, conversamos mil y una aventuras e historias hasta llegar a una playa gigantesca ¡para nosotros solos!. Andrés, aun con resaca, se nos quedó atrás, pero eso no impidió que la aventurera y silverstre Moni siguiera saltando de roca en roca buscando el mejor lugar para ser salpicada por las olas que rompían a nuestros pies y obtener el mejor bronceado que puede lograr en su vida de Uruk-Hai.

Lo único que nos falto para hacerlo un día perfecto: quedarnos a ver el atardecer entre las rocas. Para la próxima vez será. Sí, LA próxima vez, porque espero volver muy pronto.

Otras fotografías del viaje a Cobquecura. Enjoy.

3 respuestas a El paraiso en el mar

  1. Cómo llegué aquí…no lo preguntes…sólo sé que fué navegando y navegando…pero las imágenes de Cobquecura me dejaron con la boca abierta…es un lugar maravilloso….sólo quiero volver allá. Aparte de visitar a mi familia…quiero recorrer los hermosos parajes que me dejan impresionada por la belleza que tienen.

    Te felicito por las fotos tan bellas que publicaste…

    Adios ;)

  2. Cobquecura es el lugar mas hermoso del mundo, vengo de estar alla y cuando pasa mucho tiempo sin ir, lo sueño todas las noches, siento que esos paisajes viven en mi y q yo los re invento, me voy a taucu este otro fin de semana 21defebrero

  3. es un precioso lugar ” pan de piedra” mi tierra natal
    muy presioso y que ojala nunca cambie
    siga siendo un precioso paisaje muy antiguo con gente muy buena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *