El destino manda

El destino quiere que siga yendo al Rich. Ayer pasamos a otro restorán a comer con Mónica (pensaba comerme una ensalada), pero estaba lleno hasta la puerta (y hacía veinte minutos que yo habia pasado por allí y habían varias mesas libres). Si no hay tiempo para andar buscando otra opción, al Rich. Y mi dieta a la cresta.


Junto a Mónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *