Hace 4 años

Hace 4 años decidí mudarme a vivir a Santiago. Necesitaba ver a mi hermana, que ya hacia tiempo estaba viviendo allá, pero además necesitaba salir de una duda, arriesgarme como un quinceañero y lanzarme a la vida antes que las neuronas retomaran su trono. Pasar tiempo con alguien que por esas tincadas irracionales, me parecía que llegaría a ser alguien importante en mi vida.

Así fue, ese alguien era Andrea y hoy cumplimos 4 años. Qué felices 4 años!

Esta es la primera de muchas fotografías que nos tomaríamos.

Modelando en FLISOL

You’re so…, originally uploaded by Pedro Villavicencio.

Salió muy fifí? Nótese el bolso ad-hoc Puma cortesía de Andrea que a penas alcanza a notarse en mi hombro derecho, pero que da el toque chic a la noche.

is all about share, originally uploaded by Pedro Villavicencio.

Luego de modelar, compartiendo correos electrónicos tras haber instalado exitosamente Ubuntu Feisty Fawn en un Macbook CD primera generación. Como lo haría la señora Juanita, lo único a instalar fue 915resolution, el resto reconocido a la primera. No fue la misma historia con mi Macbook C2D, segunda generación. De partida necesité utilizar un teclado USB, y requiere ndiswrapper o Madwifi para poder utilizar la Airport Atheros.

Yeah!

De caminata pre carrera

Mucho tiempo sentado, si no es en la Universidad, es en las salas de estudio, o frente a mi estación de trabajo en la empresa o en la casa. Pero demasiado tiempo sentado. Tanto es así que últimamente he comenzado a sentir las repercusiones en mi espalda, débil que ya no se puede ni mi propio peso y luego de una hora de caminata comienzo a sentir el agotamiento.

Mi peso siempre ha sido discusión abierta. Acostumbrado a ser una pluma casi toda mi vida, hace diez años (cuando era un mozalbete de 18) mi relación era 1.70 de altura y (agárrense) 56 kilos. Hoy, los diez años mas tarde, el mismo 1.70 de altura pero con 64. Y los siento, ya no vuelo por los aires, siento que cada paso hace temblar la tierra comparado con mi sensación de flotabilidad anterior.

DSC06374
Camino a «Calama».

Salud y vanidad me han hecho volver a las canchas. Junto a Basilio nos hemos puesto de acuerdo de, al menos, salir a correr todos los días. Y ayer comenzamos con una caminata de unas 6 horas vagando por Concepción, a tranco fácil y relajado, reconociendo terreno por el cual estableceremos la ruta de regreso a nuestros estados físicos óptimos.

DSC06456
Un moscardoncillo en un Agapanto

Partimos como siempre desde el Café Colombia, nuestro segundo hogar, hacia la Universidad de Concepción llegando a la cancha ubicada en la cascada, detrás de Forestal, mejor conocida como «Cancha Calama» por situarse en altura. Seguimos vagando por toda la universidad, el estadio, camino Einstein, cabinas y de vuelta a Víctor Lamas, Prat, Padre Hurtado, Carrera, Paicavi y de vuelta en Plaza Perú.

DSC06437
Un sasquash autóctono de los cerros universitarios

Va ser una largo tramo, entretenido, hermoso, natural y urbano.