Un año más, feliz cumpleaños a mí

Un año más, que se va, un año más, cuantos se han ido.

Son quince, son veinte, son treinta …

DSC06803

Paremos aquí mejor. Otro año pasó, mil historias.

Este año fue el año de los casamientos, hijos y demases, como una sombra sobre nuestras cabezas, es la primera señal de que el tiempo pasa inexorablemente y no se detiene para nadie. Así que hay que hacer algo interesante de él.

Creció la familia, los abuelos conocieron a su tercer bisnieto. Esas primas hermanas que debería decir hermanas primas ya se casaron, con hijos, vida de grande pos hombre me dicen. El disqueprimo incasable, ese de 45 años, el kidult de la familia, cayó. Y los que no caen aun, están por caer. Que remedio.

DSC06674.JPG

Con Andrea durante el verano nos hicimos un comentario mutuo: «Usted ya cagó». No deja de tener razón, son tres años ya los que pasamos juntos, con muchos sacrificios y decenas de historias. Es cierto, aunque suene lo menos romántico de la vida, ya cagué, uno sabe cuando entro en esa etapa de la relación en que no hay pie atrás. Estas dentro «hasta las patas» y te sientes feliz de que así sea. Y puedo decir «cagué» saltando y bailando mirando al cielo tal como lo hace snoopy cuando está feliz.

Y para los mongos^H^H^H^H^H geeks, los rumores son ciertos, ahora utilizo un Macbook, uso OSX y todavía no le instalo Linux. ¿Porqué?, porque no lo he necesitado. Cuando lo traje a mi casa lo primero que pensaba hacer era partir formateando e instalando mi siempre fiel Ubuntu. Pero soy un hombre pragmático, muchas veces «si no esta malo, para que arreglarlo» y para lo que utilizo el notebook en viaje, nunca he echado de menos algo de Linux (que no sea la filosofía, así que guárdense los discursos).

Para los que se infartaron, sí, mi Escritorio en casa aun usa Linux.

Sí, estuve bastante alejado de las canchas, de «la comunidad». Tanto que hasta se me dropeó (buen verbo) el nick de irc y hace cinco publicaciones atrás estaba celebrando mi anterior cumpleaños. Este año esta reverdeciendo la comunidad open source en la región y tal vez sea buena idea de que los viejos estandartes apoyen. Habrá que desempolvar la cotona y volver a ensuciarse las manos.

Aprendí preparar comida (no se si calce en cocinar). Algo que debí haber hecho hace bastante tiempo atrás, pero siendo un kidult generación canguro, no había hecho. Y saben qué, era entretenido después de todo, una vez que me resigné a que lo que te demoras preparando una hora te lo tragas en 10 minutos.

Recuperar amistades perdidas en el tiempo y el espacio. Que importante, que simple y que difícil. La vida nos empuja hacia diversos lados y es tan fácil terminar aislados de tus viejas amistades. Es tan simple, un correo, una llamada, un hola al mes.

Estuve en la primera reunión de egresados, «los amigos del plato» diez años después (tal como nos llamábamos el grupo de compañeros de universidad, por nuestras largas estadías en la cafetería del plato de aulas de la udec, pasados a papa frita y seltz). Tanto y tan poco hemos cambiado desde 1996. Cada cual con su nueva chapa que luego de un par de horas de conversación denota que siguen siendo los mismos de siempre. El payaso, el florerito de mesa, el sabelotodo, el observante, la mamá. Lo único que cambió, fue que esta vez todos llegamos en auto a la reunión y no en micro.

Aunque ellos juran que han cambiado.

22-12-2000_endichato

O yo tuve una regresión tal vez.

Puede que el hecho que mis actuales amigos tengan 8 años menos que yo, o que simplemente me rehuso a dejar de ser «el fabito», tengan algún efecto en mí. Lo cierto es que mi familia se caracteriza por dos cosas: la primera, que acá es un Matriarcado, señores; y la segunda, que lo de generación canguro viene ocurriendo desde los años 60 por estos lados.

Aun tengo que preguntarle a Andrés, que se siente escribir su edad con un 3 por delante. Quedamos tan solo dos que lo escribimos con un 2. Aunque solo me queden 364 días.

Sushimanía

Desde hace algún tiempo que buscando formas mas sanas de comer, me allegué al sushi. Y es sabido que cuando «la señora» comienza una dieta, les toca a todos, incluyendo su pareja. Esta vez fue a la inversa, Andrea terminó metida en mi cambio alimenticio y comiendo tanto sushi como yo.

Pero las replicas no se detienen allí. Quienes me rodean también han sido tentados por esta poco (aún, pero cada vez más) tradicional comida. Partiendo por Basilio y Bea, que de tanto verme babear por salmones y atunes crudos, hace algún tiempo invité a comer sushi hecho en casa por mis propias manitas.

Page_3.png

El fin de semana era preciso para pagar la deuda, y a las 4 de la tarde comenzó el trabajo. Que el arroz, que los huevos, que cortar los vegetales y el salmón (el medio kilo entero) que habíamos comprado precisamente para ello. En total, 3 horas de trabajo preparando hosomaki, uramaki, tamago yaki, nigiri, sashimi y las hojas de wasabi. En total, tunimil piezas para tan solo 6 personas.

Page_4.png

A fin de cuentas, tantas piezas que ni estando presentes Basilio y Yo, dos tragaldabas consagrados, no pudimos acabar con todo. Pero en 15 minutos se fue el trabajo de horas, justo lo que me molesta de cocinar.

Polola, cocina y el tiempo pasa

Este viernes a unas cuantas horas de mi última evaluacion y por consiguiente del inicio d emis esperadas vacaciones me encontre con mi polola que estaba de paso por su trabajo (la excusa) en un cafe de concepción. Luego de mi infaltable capuccino (y luego de recordar que los capuccinos “grandes” que sirven alli, realmente son “grandes”) partimos a mi casa. Hacia bastante tiempo que no nos veiamos, as que habi bastante tiempo que recuperar. Bastantes noticias, entre ellas el que el pololo de su hermana por fin encontró trabajo. Eso hace que ya la totalidad de mi circulo de “conocidos” de mi edad estan todos menos uno trabajando. Que fuerte!.

De cocina. Ayer mi polola me enseñó a hacer un pie de limón en menos de 30 minutos. Excelente!, porque soy harto fanatico de los pie de limón.
Aprovechando que lleve a mi mamá al supermercado, compramos lo que necesitabamos, un paquete de galletas de vino, leche condensada, limones, huevos y margarina.
La margarina se mezcla solo con las galletas de vino hechas migas y se vierten en un recipiente enmargarinado previemante mientras ya tengo calentando el horno. Pongo el recipiente en el horno y mientras las yemas de dos huevos se baten junto a la leche condensada y jugo de limón. Saco el recipiente y le vierto la leche condensada preparada con sus agregados, lo dejo reposar y mientras preparo un merengue rapido con las dos claras y azucar. Le agrego el merengue y dejo en el horno solo un par de minutos para dorar el merengue y ya está!. Dejo enfriar y a comer y a preparar otro.