La retrospección anual

La luz al final del túnel, el fin de una era, el nacimiento de una nueva vida.    

Esa parece ser la temática del reciente año. Es completamente diferente planear la vida cuando uno tiene un colchón, una red de seguridad bajo cada acción temeraria que realiza. Cuando aun los costos de oportunidad de cometer una terrible equivocación son bajos y por lo tanto aceptables y recuperables fácilmente.

Cuando pasa el tiempo y el cartón se ve finalmente a la vuelta de la esquina pareciera cambiar la actitud. Y es diferente porque, en mi caso, llego a esta meta como un hombre maduro, tal vez un poquito mucho. No es lo mismo terminar una carrera a los 22 que a los 30, créanmelo. Denme un poco de crédito y acepten esta opinión como verdadera.

No es que durante todo este tiempo haya sido un vago, no llegué a este punto porque así lo haya planeado. Llegue a este punto porque no creo en los puntos sin regreso, no creo en los destinos establecidos ni en la incapacidad de enmendar el camino recorrido. Y mis actos hablan por ello. Llegue a este punto viviendo vidas paralelas, cohesionando mundos, uniendo otras vidas.

Paseo del Ombligo, 3er año.

Está el que trabaja, el que se paga el pasaje y la chaparrita del “Pancito” cuando no puede almorzar en casa, al que sus compañeros miran como el adulto del grupo, algo lejano, que admiran por una parte, pero desprecian la posibilidad siquiera de llegar a mi edad viviendo mi situación. El que habla distinto, el que pronuncia letras que ellos no conocen, el del tono mas profundo y calmado, con dichos y muletillas desconocidas en su léxico, ajenos a sus fiestas, reventones y cahuines aparentemente huecos y adolescentes.

 Andrés y Monica

Está el pendejo de siempre, el que sus más viejos amigos pueden mirar con condescendencia sin sentirse culpables. El más joven del grupo, siempre el más chico, el enano, inocente e irresponsable. El que habla como “lolo”, el mas “hip” de todos, que aun se viste en el rincón más juvenil de Zara, que no sabe lo que es un Dockers ni se imagina la vida con menos de 5 pares de zapatillas. El que se da los lujos de irresponsabilidad en la vida que ellos no pueden darse hoy, aunque se los hayan dado varios de ellos en el pasado. No hoy. Hoy son adultos casados, con hijos muchos de ellos, con hipotecas a su nombre y cuentas de colegios cada mes. Con viajes en su pasaporte e historias en lugares que solo se llega en auto.

GNOME Chile

Y está el que el lector probablemente más conoce. El tecnologizado nerd. El hambriento de bits y de informacion, el que figura(ba) en listas, sitios y chats. El que sus amigos son tan nerds como él y les importa, a la mayoría representativa, un rábano el cartón mientras muestre cuantas neuronas tiene, único requisito de admisión. Los eternos adolescentes treinteañeros de la mano con los viejos de veintipocos. Los creativos incomprendidos y disfuncionales que desconocen mi otro yo.

Qué tan disfuncional puede uno forjar su personalidad viviendo en esta dicotomía constante de vida. Solo yo lo sé.

En el día a día este malabarismo a tres bolas es fácil de mantener. Juntos pero no revueltos revolotean alrededor de mi vida.

Pero en días como hoy es cuando el malabarismo comienza con sus problemas técnicos. Cuando se me quieren juntar y me requieren unos y otros, cuando se me confunde quien conoce a quien y se ofrecen celebraciones por doquier, ya que claramente no se cumplen 30 todos los días.

Hoy en día la vida da vueltas y los planes se hacen realidad, y se hacen realidad con un distinto peso a como se hacían realidad cuando tuve 22. Los planes de que trabajar y con quien, de donde vivir y con quien. Nada está escrito a fuego, pero es diferente vivir este proceso como lo viví hace casi 8 años cursando ramos de noveno semestre, a como lo es hoy en día cursar similares ramos de, una vez más, noveno semestre. Eso hace entretenida la vida. Es como leer un libro, en que tu imaginación vuela de distintas formas cada vez que lo lees, representando la vida que experimentas en el momento en que lo lees.

DSC06681 

Pasar por lo mismo 8 años después es leer otro libro, mi imaginación vuela distinto hoy a como lo hizo hace uf! … tantos años atrás. La experiencias que acumulé en el intertanto me hicieron una muy diferente persona. Aunque mi novia se rehuse a creerlo, mis viejos amigos pueden dar fe de mi diametral y radical transformación por la que he experimentado a través de los años.

¿Demasiados? Tal vez. Pero nunca me he arrepentido un segundo siquiera de las decisiones que me han traído a este maravilloso momento que estoy viviendo. Ni uno.

Me siento estafado

O más correctamente “he sido estafado”. O como mínimo engañado, pasado a llevar, con el **** hasta el fondo.

Que tienen en común:

«De acuerdo a lo solicitado por usted, informamos que nos encontramos gestionando su requerimiento de forma interna. Uno de nuestros Ejecutivos se contactará con usted dentro de las próximas horas.»

– Felipe Ahumada

Y:

«Junto con saludar muy cordialmente, informamos que su caso en particular ha sido presentado ante nuestros especialistas para ser atendido y nos comprometemos a que en un plazo no mayor a 48 horas uno de nuestros ejecutivos se contacte a través de este medio o vía telefónica, para informar acerca de cualquier novedad que exista en torno a la solución del inconveniente con el despacho del equipo.»

– Jorge Villanueva

Tienen en común que me han respondido textualmente dos veces cada una de ellas ante mis consultas de “cuando piensan enviarme el producto por el cual ya pague hace más de quince días”. Incluso después que les hiciera saber que la primera de las respuestas me había sido dada textual hacía diez días. A estos imbéciles les pagan por copiar y pegar estupideces. Tanto así que hasta dudo que sean humanos. Ningún ser humano puede ser tan estúpido como para no leer el thread al cual está contestando.

Y vale decir que nunca me llamaron «ni en las siguientes horas, ni en las 48 horas, ni siquiera en las 72, ni las 96, ni una semana, ni dos».

Esto es innombrable, inaceptable. Ya ingresé el reclamo correspondiente al Sernac y se encuentra en trámite. De pasadita escribí al «Línea Directa» del diario El Mercurio, en donde me informan que harán lo posible. De no resultar me veré obligado a presentar una demanda en el juzgado de policía local.

Update: Mi hermana en Santiago, con ganas de pelear con alguien hoy, fué a las dependencias centrales de Movistar a realizar el reclamo (la última vez que mi hermana estuvo en una dependencia de Telefónica terminó discutiendo con el gerente …) y le dijeron que el equipo habría estado en Concepción el 29 de Junio (igualmente fuera del plazo legal para la entrega) pero no pudieron econtrar mi domicilio. Falsedad absoluta ya que incluso les describí como llegar, señales del camino y de mi casa, la única casa con un gigantesco ciprés de mas de 10 metros en su jardin, que más señales querían.

En fin, prometen (por cuarta vez) que el equipo «esta vez si que sí» estará en mi domicilio mañana viernes 6 de Julio en mi domicilio. Espero que así sea.

Lo primero que haré, de obtener algún día el equipo por el cual pagué, será cambiarme a Entel.

Por donde pecas, pagas

Que cierto es este dicho. Por donde pecas, pagas. Ya le paso a la Ale Valle, hoy parece sucederme a mí.

Ya más tranquilo y resignado con Movistar, vale la pena destacar el sistemático trabajo de los personajes atendiendo el soporte internet. He sido víctima de todas y cada una de las mañas y artimañas que yo mismo aprendí respondiendo llamados telefónicos y correos al realizar asistencia técnica, mejor conocido como «ejecutivo de soporte».

¿Cuáles serían aquellas artimañas?

  • Ha sido ingresado su problema a nuestro sistema y un (otro, claro está) ejecutivo se comunicará con usted dentro de las siguientes horas.
  • Si molesta más, hemos desviado su situación a un Supervisor.
  • Nos comunicaremos con usted dentro de las siguientes 48 horas.
  • Si sigue molestando, hemos puesto un especialista a trabajar en exclusivo en su problema.
  • Si ya es mucho, nos comunicaremos con usted en cuanto tengamos noticias.
  • Si ocurre que se comunica antes, usted es primera prioridad.
  • En todas las oportunidades se le escupe de vuelta toda la información que el cliente brinda (numero de cliente, orden de compra, orden de servicio, y cualquier número que suene a seriedad) para que se convenza que ha sido tomado en serio.

Mientras tanto, me iba a comer pizza con Basilio y Felipe.

Castigo divino.