De un hogar al otro

Regresé de mi vida santiaguina con Andrea, hermana y amigos a mi otro hogar en Concepción. Bastantes ganas tenía de continuar con mi estadía justo ahora que Andrea terminó las clases, pero un compromiso anterior me obligó a volver (Claudio, te odio).


Desde el ascensor del Santa Lucía

Aprovechamos de pasar por algunos lugares que habían quedado pendientes en el viaje anterior, muy de turista gringo/nipón paseando por Santiago con cara de «foto, chinito quele foto».


En el Cajon del Maipo.

Y el fin de semana, un viaje con mis suegros al Cajón del Maipo a respirar aire puro por algunas horas (y recagarse de frio un rato), rodeado de montañas que me hacían recordar al «Señor de los Anillos», a Frodo y Sam caminando con sus descalzos y peludos pies por las cimas y Sam diciendo «Soy su Sam, amo Frodo!».

Con mi novia todo-terreno no pude seguir subiendo los cerros, ya que el día anterior en el Santa Lucía me habia lesionado la pierna izquierda (tanto así, que no pude bajar y tuve que usar el ascensor «para discapacitados», que broma aparte, tiene alrededor de 15 largos peldaños de piedra), por lo que aun andaba a saltos cuidando de no apoyarla.


Mi novia es todo-terreno.

Algunas otras fotografías de los Amigos Tecnólogos (que si salieron movidas, es porque el «anti-histamínico» estaba muy fuertón), del Cerro Santa Lucía y del Cajón del Maipo.

Y mañana, dictaré una charla sobre Linux y Software Libre en el C.E.A.T., en San Pedro de la Paz de madrugada, como te odio Claudio ;).

En Santiago

No alcancé a estar semana y media en Concepción y ya estoy de vuelta en Santiago.

Cristian estuvo alegando por no haberme juntado con el durante mi «corta estadía» en Concepción. Suerte en tu nuevo trabajo!. Ya aprobó su exámen de título y con orgullo puede firmar como Administrador De Redes Computacionales.

Update : En un rato más, a las 19:30 nos reuniremos con Jci y quien aperre para un schopdogazo, Providencia con Pedro de Valdivia.