Correcciones al Planet

Gracias a un llamado de atención de Germán acerca de algunos detalles pendientes con el planetario tuve que entrometerme algo mas en el código.

Comencé por el problema de los títulos con errores de parseo de entidades escapadas. Analizando el RSS de Germán noté que los «title» ya contienen las entidades escapadas, no asi el «description». El problema era parsear ambos por las mismas reglas de reemplazo. Ugly hack: volver a reemplazar la entidades escapadas («des-escaparlas» ;) ), pero tan solo a los «title», es esto o corregir el feedparser (bastante viejo ya, aun no se ha integrado el 3.0 a planet, aunque algunos pichicateos ya fueron publicados para poder utilizarlo). La corrección al planetlib.py (línea 353), luego que se definió self.title, retirarle los escapes de entidades:

self.title = self.title.replace('&', '&')

Lo siguiente fue corregir la la zona horaria en que se encuentra Planet. La aplicación completa utiliza time.gmtime() de forma de estandarizar su uso. La primera solución obvia que se me ocurrió fue la de cambiar time.gmtime() por time.localtime() en la función format_date() de planetlib.py. Pero la falta de elegancia estaba fuera de discusión, asi que seguí intruseando el codigo en donde encontré una variable configurable «offset» que me permitía corregir la zona horaria. Una simple corrección al config.ini de forma de hacerlo pensar que estamos en la zona UTC, ya que el offset esta definido por omisión como time.timezone:

[DEFAULT]
offset = 0

Y lo último era mas trivial, que era corregir los templates de XML que no contenían el encoding. Ahora el planet debiese funcionar como corresponde.

Aventuras noticiosas

Salí al medio día de casa para almorzar con Moni y mientras pasaba por la plaza de armas, un gentío y algunos gritos y aplausos.

Me acerqué para ver de que se trataba y sin darme cuenta sobrepasé la barrera de contención que había dispuesto Carabineros. Me mezclé entre los periodistas y asi pude darme un paseo en el sector vedado para civiles en ese momento, entre una larga hilera de Carabineros apostados frente a la Intendencia regional y la barrera de contención en la vereda del frente.


Carabineros frente a la Intendencia.

Ya con mejor vista del movimiento me percaté que se trataba de una protesta estudiantil (o «movimiento» como prefieren decirles) organizado por mil y una organizaciones, centros, «cordones» (que están muy de moda) y otros a la cual asistieron los mismos de siempre, frente a las propuestas de ley que les desfavorecerían (privatizaciones de deudas entre ellas).


Los bochincheros Sociólogos (eché de menos a SpaZz entre medio).

Más tarde y luego de almorzar con Moni, junto a Andrés decidimos dar un paseo por la Universidad de Concepción, olvidando por completo que era «día crítico».

Llegamos al Campus y lo primero extraño, una muchedumbre en el Foro y tres ruidosos en una batucada. Seguimos adelante y entremedio de ramas y hojas a lo lejos veo un grupo de Carabineros correteando estudiantes por el frente de la Biblioteca Central. Decidimos seguir, pero esta vez por el medio del césped central, mala idea.

A medida que nos acercábamos a la Biblioteca comenzaron a picarnos los ojos, por lo que decidimos atravesar por una sección pavimentada del césped, otra mala idea. El dolor de ojos se hizo insoportable y a eso le sumamos una picazón en la nariz y dolor de garganta. Habíamos atravesado por encima de donde cayeron las primeras bombas lacrimógenas. Al cabo de cinco minutos ambos llorábamos desconsoladamente y nos sonábamos la mucosa nariz junto al edificio Virginio Gómez.


Lacrimógenas frente a la Biblioteca Central.

Nos quedamos para ver hasta dónde llega la incivilización humana, no sin antes tomar unas cuantas fotografías de la acción.